El Blog de Santiago Álvarez de Mon Otro sitio más de Red Sitios de Admin – Blogs de Thinking Heads

Carta a un joven preocupado

Escrito a las 6:49 am

Sensibilizado ante el desolador panorama profesional que este viejo país os ofrece, me atrevo a escribirte estas líneas. Espero que te sirvan de ánimo y reflexión, y si no es así, tíralas a la papelera. No me gustaría soltarte el típico rollo de los que tenemos más experiencia. No estando sobrados de ejemplaridad nos encanta predicar. Tampoco te quiero hacer la pelota. No sé las razones-¿desbordados por la incertidumbre?, ¿atrapados en sentimientos de culpa?- observo con qué facilidad hablamos de vuestros derechos y libertades, sin reparar en vuestras responsabilidades y deberes.

Ya advertido, pensando en el desarrollo de tu carrera, intento desgranar algunos puntos. 1.-“Elige un trabajo que te apasione y no tendrás que trabajar un solo día de tu vida”, aconsejaba Confucio. El sentido lúdico de la vida, disfrutar con lo que hacemos es fundamental, no solo en términos de ocio sino también de negocio. De la fusión trabajo –pasión saldrás ganando económica y emocionalmente. 2. “Lo que natura no da, Salamanca no presta.” Intenta descubrir tus talentos y habilidades naturales, aquellos que posees desde tu nacimiento. Para los más es cuestión que precisa de paciencia, humildad, curiosidad, y a menudo, la ayuda de los que te conocen y quieren bien. No desesperes en esa búsqueda. Cuando encuentres un oficio que permita la expresión de tu inteligencia y vocación, la mochila laboral no te pesará .3. Hasta que no des con una actividad afín a tus aptitudes, mantén una actitud positiva hacia tu actual desempeño .Cuanto mejor completes el presente capitulo, mejor será el libro de tu vida. 4. ¿Y si todavía estás en la universidad? Los mismos criterios y principios inspiradores. Estudia una carrera atractiva, no te adocenes peleando con materias que te dejan frío. No pierdas años que no volverán deambulando por aulas otoñales, leyendo textos anodinos, escuchando a profesores apagados, siguiendo pisadas ajenas. Trabajos dignos, formación profesional….todo menos convertirte en un estudiante eterno y frustrado.5. ¿Y si, universitario o no, no tienes trabajo? Olvídate de España, perdónale su fracaso, y lárgate fuera. Conoce países, relaciónate con personas de otras culturas, aprende idiomas, siente la diversidad, sufre y saborea la soledad, deja la boina, hazte ciudadano del mundo. La experiencia del extranjero puede ser el auténtico master de tu vida. Obsesionados con currículum espléndidos, con mentes brillantes según los estándares académicos, minimizamos el valor de un trotamundos curioso y culto .6. A ese respecto, cualquier trabajo que puedas realizar acéptalo como una preciada oportunidad. Camarero, guía turístico, vendedor en prácticas… lo que sea, todo menos comerte el coco en tu habitación, rumiando tus penas y expulsando violentamente tus demonios en la calle. 7. Identifica tus valores, aquellas convicciones morales que dan sentido a tu vida. Escéptico del precedente de tus mayores, tendrás que descubrirlos en la intimidad de un diálogo honesto contigo mismo, y en el testimonio de tus acciones. 8. Si hablamos de educación pensamos en el cultivo de nuestra mente, en aumentar el caudal de conocimientos y saberes, marginando un corazón irresponsablemente ignorado. ¿Escuchas sus mensajes? ¿Conoces tus errores? ¿Qué te enseñan? ¿Charlas con tus miedos, fantasmas y conflictos personales? ¿Hay sitio en tu dialogo interior para tus sueños y aspiraciones más sublimes? 9. Para avanzar en tu singladura vital trabaja en el gimnasio los músculos requeridos. ¿Tienes un método, te aferras a una disciplina cotidiana, pones fecha a tus compromisos, perseveras en el esfuerzo, evalúas con objetividad los resultados? ¿Qué te dicen estos? ¿Tiempo de mantener el rumbo o de virar radicalmente? Talla silenciosamente tu carácter, cultiva discretamente tu personalidad, corre con espíritu maratoniano, y la ruta te irá mostrando la salida del túnel. 9. Teniendo sobradas razones para entregarte al pesimismo y la crítica, elige una mirada optimista y esperanzada sobre un futuro que tendrás que inventar tú mismo. Educados en la abundancia nos está costando entender las lecciones de la adversidad. 10. Ciudadano de una sociedad digital que zapea y twitea incesantemente, no te pelees con el tiempo. Trata bien cada segundo. Viaja al pasado y al futuro, desde un presente aceptado, lúcido y atento. Haz de tu serenidad y concentración mental el arma diferencial de una vida intensa y aprovechada. Trabajes o estudies, te quedes o te vayas, palpa y celebra tu esencia y dignidad. “Aspira o lo absoluto si en lo relativo quieres progresar”, decía Unamuno. Estrecha el tiempo al día de hoy o estíralo al límite donde se pierde. Así, anclado a la tierra, volarás más alto. Suerte, la que espero que tus desvelos y sacrificios te hagan merecer.

 

Logotipo de Blogestudio